Condensación y humedad en ópticas fotográficas

CONDENSACIÓN Y HUMEDAD EN EL OBJETIVO

Cuando sometemos el equipo fotográfico a cambios repentinos de temperatura, podemos sufrir condensación en los cristales. Esto inhabilita el objetivo el tiempo que tarde en aclimatarse a la temperatura ambiente, y puede traer problemas a largo plazo como la oxidación de piezas metálicas o los sistemas electrónicos.

Una situación en la que esto puede ser habitual, son las salidas de madrugada en invierno con la calefacción encendida en el coche. Al sacar el equipo repentinamente al exterior y cambiar a un ambiente frío, se produce la condensación.
Otro ejemplo es una situación que he sufrido recientemente y es justamente al contrario. Dormir con el aire acondicionado en un ambiente tropical con calor y humedad en el exterior. Al salir de la habitación y sacar el equipo de la mochila, golpe de calor y condensación como pueden ver en la siguiente foto.

 

 

ALGUNOS CONSEJOS PARA EVITAR LA CONDENSACIÓN EN EL EQUIPO FOTOGRÁFICO

En mi caso lo que hice fue colocar la mochila fotográfica por la noche en el baño con la puerta cerrada al irme a dormir, de manera que no llegase el aire acondicionado y al salir al exterior, el material estuviese a una temperatura similar.

Si vamos en el coche, podemos colocar el equipo en el maletero ya que no tendrá la misma temperatura que el habitáculo del conductor, o podemos abrigarnos y no encender la calefacción.

Las bolsas de gel sílice son otra opción para que absorban la humedad dentro de la mochila, aunque si la condensación se produce al sacar el material y entrar en contacto con la temperatura ambiente, poco nos va a ayudar.

Una vez se ha producido el empañamiento, mi consejo es que no intentes secar el cristal. Espera pacientemente a que se vaya aclimatando hasta que la humedad desaparezca. Las fotos que dejes de hacer mientras tanto, son otra cosa.

 

 

 

ACCERORIOS PARA EVITAR LA CONDENSACIÓN EN OBJETIVOS

Si el tipo de fotografía que practicas te obliga a convivir con los cambios bruscos de temperatura, existe un accesorio que puede ser de gran ayuda. Se trata de un calentador de objetivos fotográficos 

 

 

 

 

Otra opción interesante es llevar en la mochila alguna bolsa térmica de acetato sódico. Un gel que se activa a través de un botón que lleva en el interior de la bolsa, y que hace que suba su temperatura considerablemente, ofreciéndonos una fuente de calor que acelerará la desaparición de la humedad en la óptica.

Espero haber desempañado algunas dudas con respecto a la condensación en ópticas de fotografía.
Hasta un nuevo articulo.

Comentarios

Pin It on Pinterest

Share This