10 aspectos que no me han gustado de la Canon EOS R

Cuando una nueva cámara se introduce en el mercado, rápidamente corremos a analizar sus pros y contra para comprobar si está hecha para nosotros o no. Ya conté los que para mi son las 10 características que más me han gustado de la Canon EOS R. En este articulo les cuento los 10 aspectos que no me convencen del nuevo modelo de la marca japonesa.

 

Canon EOS R, aun le faltan cosas que mejorar

1º. Cuenta con una sola ranura de tarjeta

Con la decisión de Canon de no incluir la doble ranura, claramente lanza un mensaje a los profesionales “Esta no es tu cámara”
La doble ranura no es un capricho, es una característica que aporta tranquilidad y amplía las prestaciones del equipo. Me extrañaría mucho que el próximo cuerpo de la saga R, no tenga la doble ranura.

 

 

2º. Ráfaga de disparo muy inferior a la competencia.

Siendo las comparaciones odiosas, solo hay que mirar a un lado y a otro para ver que los modelos con los que compite esta cámara, tienen una ráfaga de disparo muy superior. Habrá un perfil de fotógrafo/a al que esto no le importe lo más mínimo, aunque el sector de fotógrafos/as de naturaleza, deporte y prensa, echará de menos una mayor cadencia de disparo.

3º. Enfoque por seguimiento

Tiene que ver con el punto dos, ya que suelen ir de la mano. El magnífico enfoque de esta cámara, baja muchísimo cuando utilizamos el AI Servo. Una prueba más de que la alta velocidad no es el anhelo de este modelo.

4º. La duración de la batería

Ya sabemos que las cámaras sin espejo consumen más. Sus baterías tienen que alimentar un dispositivo que es pura electrónica, pantalla táctil y sobre todo un visor electrónico en constante funcionamiento.
Pero esto ya lo sabían en Canon antes de lanzar la cámara con la LP-E6N, y lo que no entiendo es como no desarrollaron un modelo de batería específico para la saga R, que se acerque al rendimiento de las baterías de Sony.
Has hecho lo más difícil, que es introducir una nueva montura. Un nuevo modelo de baterías no hubiera sido un problema, al contrario.

5º. El desorbitado precio de las ópticas con montura RF

Buenas ópticas, pero marcas como Sigma con su gama ART ha demostrado que se pueden sacar productos de calidad al mercado con precios competitivos. Creo que es un error inaugurar una nueva montura y salir con lentes de 3.000€ por delante. Mandas un mensaje a los profesionales, pero sacas un cuerpo prosumer. Aun sigo dándole vueltas.

 

6º. La ausencia del estabilizador de imagen

No se puede echar de menos lo que no se tiene, pero la competencia, bendita competencia, nos recuerda que las cámaras siempre pueden ser mejores, y cuando quien tienes en frente no tiene lo que tu tienes, tratas de que todos se enteren.
Y sí, ahora echamos de menos un estabilizador de 5 ejes en el cuerpo de la Canon EOS R. Veremos si Canon es capaz de sacar un siguiente modelo sin IS en el cuerpo y como puede llegar a justificarlo, porque el discurso de que en la óptica es mejor, ya se está haciendo repetitivo.

7º. No tiene GPS integrado

La prima hermana Canon EOS 5D Mark IV de 2016 cuenta con módulo GPS integrado en el cuerpo, pero la EOS R, no.
No me parece justificable el hecho de que Canon nos invite a llevar encima un smartphone en todo momento para geolocalizar las imágenes, ya que puede llegar a ser incómodo y nos obliga a estar pendiente de un segundo dispositivo.

8º. El recorte del sensor a la hora de grabar video 4K

No me gano la vida grabando vídeo, pero estoy seguro que muchos/as videógrafos/as han estado pendiente de las características de esta cámara en ese sentido.
Nuevamente Canon aplica un absurdo recorte en el sensor si grabamos en 4K, recordándonos que tienen a la venta un copioso sistema especializado en la grabación de vídeo.
Canon siempre ha tenido un miedo atroz a canibalizarse, por eso segmenta tan bien sus productos. Me viene a cabeza Steve Jobs, alguien que no le importaba que sus productos se pisaran entre sí, siempre y cuando acabases comprando en Apple.

9º. La desaparición del joystick 

Regla número 1, cuando algo funciona, no se toca. Pues Canon ha pasado olímpicamente de la regla número 1 y se ha cargado el aclamado joystick que tango nos gusta. En su defecto, ha incorporado una suerte de touchbar que ya saca de quicio al personal.
Auguro el regreso del joystick.

 

 

10º. El precio

Ya sabemos que Canon nunca ha tenido miedo a sablear a sus usuarios. Lo hace con sus cámaras, ahora con sus lentes y hasta con el nefasto servicio técnico que opera en España, no se cortan, te clavan si o si.
Pero volvemos a la competencia, que ahí está, como no podía ser de otra manera, más barata.

 

La reflexión que hago después de enumerar los 10 aspectos que no me han gustado de la Canon EOS R es la siguiente:

Como modelo que inaugura una nueva gama de cámaras dentro de la marca, la Canon EOS R es un “camarón”. Su problema es que Nikon se ha estrenado también a lo grande y Sony, ya tiene camino andado.

Realmente pienso que Canon no ha sacado un modelo más ponente por incapacidad, más bien lo ha hecho porque esto no ha hecho más que empezar y vendrán más cámaras, de diferentes usos y características.
El mensaje creo que ha quedado claro, Canon está aquí, y va en serio con las mirrorless.
El tiempo lo dirá.

 

Comentarios

Pin It on Pinterest

Share This